Páginas vistas en total

martes, 13 de noviembre de 2012

comentario San Juan de la Cruz


NOCHE OSCURA DEL ALMA

En una noche oscura,
con ansias en amores inflamada,
¡oh dichosa ventura!
salí sin ser notada,
5- estando ya mi casa sosegada.

A oscuras y segura,
por la secreta escala disfrazada,
¡oh dichosa ventura!
a oscuras y en celada, 
10- estando ya mi casa sosegada. 

En la noche dichosa,
en secreto, que nadie me veía,
ni yo miraba cosa,
sin otra luz ni guía
15- sino la que en el corazón ardía.

Aquésta me guiaba
más cierta que la luz del mediodía,
adonde me esperaba
quien yo bien me sabía,
20- en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche que me guiaste!,
¡oh noche amable más que el alborada!,
¡oh noche que juntaste
amado con amada,
25- amada en el amado transformada!

En mi pecho florido,
que entero para él solo se guardaba,
allí quedó dormido,
y yo le regalaba,
30- y el ventalle de cedros aire daba.

El aire de la almena,
cuando yo sus cabellos esparcía,
con su mano serena
en mi cuello hería,
35- y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme y olvidéme,
el rostro recliné sobre el amado,
cesó todo, y dejéme,
dejando mi cuidado
40- entre las azucenas olvidado.



 San Juan de la Cruz,  vivió durante el Renacimiento español. Conocido poeta místico, Admiraba la poesía de Fray Luis de León y de Garcilaso de la Vega. Formó parte, junto a Santa Teresa de Jesús, de la Orden de Carmelitas Descalzos después de abandonar la orden de los Carmelitas Calzados. Se dice que esto provocó las confrontaciones entre las dos órdenes.

El tema del poema es el amor divino. El cual se puede vislumbrar en todas las partes del poema y se da entre el alma de la persona (amada) y Dios (amado).

Este autor utiliza una métrica concebida por Garcilaso de la Vega el cual le influenció mucho. El poema está formado por ocho liras  organizadas en estrofas de cinco versos en las que todos los versos son  heptasílabos excepto el  segundo y el quinto, que son endecasílabos. La rima del poema es 7a 11B 7a 7b 11B. Los únicos versos de arte mayor en el poema son, como he inferido antes, el segundo y el quinto, ya que son endecasílabos.


En este poema he podido encontrar varios recursos literarios de forma como por ejemplo en el verso 36  (“Quédeme y olvídeme”), donde se repite la "e". otro recurso literario de forma que he podido encontrar ha sido el encabalgamiento, como en el verso 16. Uno de los recursos más utilizados en este poema es el epíteto, que utiliza el autor para dar más importancia al adjetivo.
  
San Juan de la Cruz divide el poema en tres partes. La primera va desde el primer verso hasta el décimo. el  huye de su casa sosegada en medio de la noche para encontrare con su Amado,  que bien podría ser Dios.
La segunda parte ocupa las siguientes tres estrofas, en las cuales el alma es guiada por el corazón hacia Dios. Además, el alma agradece a la noche el haberla llevado por el camino correcto. La tercera parte está formada por las últimas tres estrofas. Aquí el alma se une con Dios.

Además de los recursos literarios de forma antes mencionados, he podido encontrar algunos de significado, como por ejemplo la personificación en el verso 11(‘’noche dichosa’’). aquí el autor le está atribuyendo un sentimiento humano a la noche.

En el poema podemos ver este tema viendo como el alma busca la unión íntima con Dios. Éste fue escrito durante una época confusa y llena de cambios. Lutero amenazaba a la iglesia con su reforma y se convocó el Concilio de Trento, donde reconocieron que habían perdido creyentes y, dispuestos a recuperarlos, se acercó la Iglesia a la gente tanto en la forma de dar las misas como por medio de la literatura, como en el caso que nos ocupa.
Aunque sea un caso e amor divino, por cómo está escrito el poema podríamos pensar que en realidad el tema es el amor carnal. No parece un poema que tenga como tema el amor divino porque San Juan de la Cruz usaba convenciones literarias para llegar más a la gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario